Header & Footer Color
 


Background Pattern:



Reset

Entrevista para The New York Times






N O T A   D E    P R E N S A

Entrevista para el New York Times

Suzanne Dale y Rachel Chaundler

Círculo de Bellas Artes, Madrid, 9 de abril de 2013


QUÉ PASA CON LA CORRUPCIÓN EN ESPAÑA

–          En primer lugar, nosotros entendemos que es evidente que la raíz de una gran parte de la corrupción se encuentra en la sensación de impunidad de un importante porcentaje de políticos y jueces, impunidad que, siendo real, estaría basada en una actuación ilegítima y muy extendida dentro de un sistema judicial politizado. El fundamento y la realidad de esta situación está denunciada públicamente en nuestra Web contracorrupcion.org mediante sendos informes jurídicos (Informe núm. 1 Sobre el estado de politización del sistema judicial e Informe núm. 2 Sobre la estadística judicial relativa a las causas penales contra jueces, magistrados y fiscales en España, en el ejercicio de sus cargos)

–          Ante todo, hay que observar, como se deduce de nuestros informes jurídicos, que los brazos de la corrupción se generan en las altas instancias políticas y judiciales, y desde ahí tienen la capacidad de intentar extenderse hasta cualquier juzgado de España.

–          Es conocido que en 1985 el poder político, dueño de los dos poderes que la Constitución le había otorgado (Ejecutivo y Legislativo), utilizó ambos para iniciar un ilegítimo y progresivo proceso de dominación sobre el tercer poder, el Judicial, lo cual, con toda claridad, era y es contrario a la Constitución Española, que establece la independencia de poderes como pilar básico de la Democracia y su conservación. Si este proceso de dominación del poder político -de ambos signos- sobre el judicial es incontestable, también lo es que ello no se realiza con fines de ayuda y buena gestión a los ciudadanos, sino más bien con fines deshonestos, para conseguir una ilegítima autoprotección, adquiriendo, incluso, una notable capacidad de obrar contra cualquier ciudadano, sea quien sea, al margen de la Constitución. Ver nuestro informe jurídico nº 1 sobre la politización del sistema judicial.

–          Así, asistimos a cómo esta “politización” permitió, y permite, al poder político “dominante” señalar a dedo a la mayoría de altas instancias judiciales de todo el país, entre otros, a todos los magistrados de los Tribunales Supremo y Constitucional, a los miembros de todos los tribunales que en España juzgan a jueces y magistrados, y hasta los presidentes de cada Audiencia Provincial, y, a partir de éstos últimos, cabeza visible de cada una de las cincuenta y dos provincias españolas, tratar de ejercer influencia sobre todos los jueces y magistrados de sus jurisdicciones. (contracorrupcion.org/informe-politizacion/).

–          A este respecto, el “Manifiesto de jueces para la despolitización y la independencia judicial”, refrendado por la tercera parte de los jueces españoles, denuncia desde 2010 dicho proceso de absorción ilegítima sobre el tercer poder, y ello con toda crudeza y duras palabras, señalando claramente con el dedo a los responsables del poder político “dominante”, y alertando igualmente de la crucial gravedad de ello por estar en juego la propia democracia. Por supuesto, nosotros estamos plenamente de acuerdo.

–          Estos mecanismos y vías de corrupción se pueden utilizar para cualquier cosa, tenga fin político o no, para lo que necesitarán asegurar la impunidad a los jueces injustos que se prestan a colaborar, de manera que cualquier interés, ya sea económico, político, de conveniencias personales o de amistades, etc., pueda llegar a buen puerto para todos los que han intervenido en tales corrupciones. Y, en efecto, esta impunidad de jueces se comprueba real cuando observamos el porcentaje de condenas de jueces ante las denuncias y querellas de los ciudadanos (los pocos que se atreven y tienen dinero para ir contra un juez), que es sobre el 1% en toda España, lo que nos certifica que los jueces son prácticamente impunes. Más aún, al menos en los últimos quince años, los datos estadísticos oficiales deducen que una de entre cuatro-cinco millones de resoluciones judiciales es prevaricadora, lo que es igual que decir que en España nunca se prevarica; (contracorrupcion.org/informe-estadistico/).

–          Resumiendo, pretendemos mostrar al ciudadano -que nada de esto sabe-, cómo han sido creados y asentados los mecanismos de corrupción e impunidad, necesarios no solo para que la clase política bipartidista dominante conserve el poder, a pesar de sus acciones corruptas, sino para que tal maquinaria de impunidad queda operante con capacidad en contra de todos los ciudadanos españoles, que se van a ver por completo impotentes ante actuaciones ilícitas de jueces conocedores de su práctica impunidad, protegidos, y situados en sus sentencias, si quieren, por encima del imperio de la ley, libres de rendir cuentas gracias al poder político y a su propio interés ilegítimo de corporativismo y mutua protección.

–          Finalmente, afirmar que entendemos que es imprescindible la presencia de los medios de comunicación para poder horadar los ilegítimos comportamientos que tienen demasiados jueces y políticos.

 

QUE OFRECEMOS NOSOTROS

–          El sentimiento y la realidad de impunidad es la clave contra la que combatir, y contra ello debemos actuar, aunque para este fin resulta imprescindible la ayuda ciudadana, que es donde debemos depositar nuestras esperanzas. No debemos olvidar que la sensibilidad del pueblo español, sobre todo en las últimas fechas, se está mostrando combativa ante aquellos poderes públicos que puedan moverse al margen de la ley. Sin duda, existe una importante parte del poder político y del judicial, pensamos que la mayoría, que ni participa de tales hechos ni está de acuerdo con ellos. Lo que ocurre es que, ni unos ni otros, parecen capaces de dar forma eficaz a esta sensibilidad popular que clama contra los excesos de la corrupción.

–          Un grupo como el nuestro puede canalizar esas sensibilidades actuando, en el ámbito de las Administraciones Públicas, contra los que no respetan los derechos de sus conciudadanos. Para ello, hemos iniciado una labor con el objetivo de conseguir lo que por separado no tiene opciones, esto es, coordinar los esfuerzos de los ciudadanos con esta misma sensibilidad, pues no se puede dar una respuesta eficaz a tal realidad político-jurídica si no existe esa coordinación de esfuerzos afines. Si no se consigue tal unidad, poco podremos nadie hacer. Esta Organización se oferta como punta de lanza para dar una solución a ese espíritu que contra la corrupción se palpa en los ciudadanos españoles. Es más, creemos ser ahora un bien necesario en estas circunstancias, pero de la misma manera pretendemos dejar de serlo lo antes posible.

–          Así, aspiramos a ofrecer una doble función:

–          Mostrar la realidad que acabamos de exponer, y otras que también entendemos ilegítimas, denunciándolas con informes jurídicos.

–          Actuar con un notable número de abogados apoyados por esa ciudadanía afín, que trabajen con verdadera eficacia contra las actuaciones de los funcionarios al margen de la ley, incluidos los miembros del sistema judicial.

 

 

 

                  ORGANIZACIÓN ESPAÑOLA CONTRACORRUPCIÓN

Inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones del Ministerio del Interior núm. 596262.

 

 

 

 


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Pulse ACEPTAR para dar su consentimiento de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR