Header & Footer Color
 


Background Pattern:



Reset

Identidad






Fundamento
  • Para que en una nación el estado de cosas sea de verdadera justicia es necesario que exista suficiente HONRADEZ en aquellos a los que les son otorgados los poderes del Estado, personas que estén preocupadas por mantener una justicia que coopere a la tranquilidad de los ciudadanos.
  • Hoy, sin embargo, muchas pruebas e indicios nos señalan cómo, en el ámbito público, los valores de verdad y justicia son despreciados en demasiadas ocasiones. El resultado pareciera ser un Estado de Derecho vulnerado incontables veces por personas que forman parte de las Administraciones Públicas, en muchos casos desde la casi total impunidad, con la consecuencia directa de desprestigiar y promover la desconfianza ciudadana en la Administración.

Unión

Los ciudadanos que con coherencia intentamos ser fieles a esos elementales valores de verdad y justicia, debemos organizarnos y unirnos para poder ejercer todos nuestros derechos de manera efectiva, en libertad, y sin temor. Tal vez sea esta la OPORTUNIDAD para aunar a los colectivos que trabajan por la justicia y el bien del pueblo, aunar a los CIUDADANOS mismos, identificarnos todos por este ideario común, y unirlos a ABOGADOS que no temen las posibles represalias del poder injusto. Hagamos uso de los derechos que la Constitución nos da, y bajo el principio de que la ley es la misma para todos, demos UNA RESPUESTA CONJUNTA Y ORGANIZADA, apartando de sus funciones públicas a jueces, políticos y otros funcionarios deshonestos que ejercen un poder injusto sobre los ciudadanos; y, por supuesto, respetando siempre a políticos u otros miembros de las Administraciones, que no están libres de cometer errores.

Qué defendemos. Unión de idearios
  • Nos unimos aquí, por tanto, responsables de lo que decimos y sin palabras vacías, PERSONAS LIBRES que exigimos de nuestros poderes públicos el respeto efectivo a LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA 1978, y a sus derechos fundamentales, a LA DECLARACIÓN UNIVERSAL DE DERECHOS HUMANOS de 1948, en especial la de LOS DERECHOS DEL NIÑO de 1959, y siempre en el marco de los valores de verdad, justicia, derecho y honestidad. Esta es la realidad y el ideario que nos sirve de unión.
  • Defendemos el buen nombre de tantos funcionarios y políticos que cumplen con sus obligaciones y, por ello, pretendemos actuar contra los miembros no honrados de las Administraciones Públicas que utilizan su poder contraviniendo la Constitución y los derechos de los ciudadanos.
  • Entendemos, además, ser nuestro deber combatir las leyes y las políticas que creemos injustas o interesadas, que no tienen en cuenta los derechos cívicos y el bien común. Así, en el plano judicial: promover la modificación de la Ley del Tribunal del Jurado para integrar el delito de prevaricación judicial y el de prevaricación de funcionarios con cargo político; promover la derogación de las normativas que politizan el sistema judicial; o promover la creación de los juzgados necesarios para evitar la masificación de asuntos que en muchos de los casos lleva a los jueces a una carga de trabajo insostenible, lo que en la práctica supone una incuestionable fuente de injusticias que puede dar lugar a consecuencias fatídicas.

Cómo lo defendemos

Por nuestro sistema democrático y en la creencia de que los poderes públicos atajan sólo una pequeña parte de esa corrupción, DECIDIMOS EJERCITAR CUANTAS ACCIONES JUDICIALES sean necesarias para contribuir a impedir, en cualquiera de sus formas, corrupción, prevaricación, o desviación alguna por parte de los miembros del poder político y de las Administraciones Públicas en general. Porque entendemos que es necesario, es razonable y es factible y porque debemos, queremos, podemos y sabemos hacerlo.

Expansión
  • Que el PROCESO DE CRECIMIENTO de este conjunto humano sea continuo, buscando y reuniendo con nosotros a todos cuantos ciudadanos, asociaciones, abogados y poderes económicos y mediáticos quieran compartir en verdad estos fines.
  • Que la coherencia nos dirija, que la esperanza se haga dueña de nosotros, y que ésta se haga realidad. Y si somos coherentes, y este ideario es el de todos, no podemos dejar de unirnos, ni tampoco, con la necesaria firmeza de ánimo y energía de carácter, dejar de actuar, para bien de la justicia y progreso de los menos favorecidos.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Pulse ACEPTAR para dar su consentimiento de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR